Ropa y zapatos de baile


El domingo pasado fui a bailar salsa a una conocida salsoteca de Málaga y nada más entrar me crucé con una mujer que llevaba una extraña indumentaria.
En lugar de vestir con las clásicas prendas que lleva cualquier mujer cuando va a bailar, ella usaba por todo atuendo, un sujetador, unas braguitas a juego y un pareo transparente que dejaba visible el 95% de su anatomía.
La mayor parte de la clientela del bar la estaba mirando y haciendo comentarios de todo tipo.
La indumentaria que uses para ir a bailar, o para las clases de salsa en la academia de salsa y bachata de Antonio el de El Cónsul (Málaga) puede ser la que te venga en gana.
Antonio tiene una mente abierta para el 98% de las cosas de la vida, así que lo mismo le da que vayas en chándal y cuello vuelto, que te presentes en clase en tanga y topless.
Lástima que no en todas partes sean tan open mind como en la academia de salsa de El Cónsul (Málaga).
Si estás cómoda y te gusta bailar en tanga y con el pecho desnudo, yo te recomiendo que lo hagas.  Que a la gente le guste o deje de gustarle, debe traerte sin cuidado, pues es a ti misma a la única persona que debe agradarle lo que haces y cómo lo haces.
El resto de personas que te contemplan "eso también hay que entenderlo- son tan libres como tú de opinar y pueden pensar que estás horrorosa, merdellona, fantástica, impresentable o bochornosamente fea.
¿Y a ti que más te da?
Tú has venido a bailar y a pasártelo bien y es lo único que tienes que hacer.
No eres mejor ni peor por el aspecto que tengas ni por la forma en que te vistas. Quien quiera tener prejuicios al respecto, allá él.
Pienso que la danza "en general- es un ejercicio muy sensual, que casa muy bien con la desnudez del cuerpo y  que permite expresar los sentimientos y apreciar la belleza del movimiento de los músculos y el dinamismo de la anatomía humana.