DJ de salsa en Malaga



No hace mucho, en la Academia de salsa y bachata de El Cónsul (Málaga), alguien comentó que deberían cambiar al DJ, porque a más de un alumno la música no le gusta, le parece anticuada y no conoce las canciones que suenan.

El profesorado no parece inmutarse con este ni con otros muchos comentarios críticos que se hacen en la academia.

En una democracia, todas las personas tienen derecho a ser oídas, pero eso no quiere decir que tu academia de salsa se rija por un sistema de gobierno democrático.

Las dictaduras salseras no son habituales, pero nada prohíbe su existencia.

Y ahí dejo eso, para que podáis pensar en ello.

Antonio El Gran Dictador viene cada día a clase a hablar de su libro, a explicar las figuras según le dicta su conciencia, a darle al play como y cuando quiere, y como el gato es suyo, se lo focome  en el momento en que estima oportuno.

A ver si te crees que la academia es una gramola de monedas y puedes elegir la canción que te parezca. O un youtube de pago.

No, hombre, no.

Además, una cosa es que todos puedan ser democráticamente oídos (de hecho, en clase se les oye), y otra muy distinta que haya que obrar en función de sus deseos, gustos y preferencias. Por esa regla de tres, no habría forma de gobernar un país moderno.

En el repertorio musical de El Cónsul, hay grandes clásicos de la salsa y de la bachata, que además suenan en todas y cada una de las salsotecas del mundo. Es más, las canciones –curiosamente- se oyen en muchos sitios de Málaga en el mismo orden que guardan los temas en los CDs que DJ Antonoid Hynkel” pincha diariamente en clase.

Por tanto, todo apunta a que los trabajos de DJ HYnkel” circulan por ahí de manera descontrolada y son muy exitosos.

A mí me gusta el DJ de El Cónsul. Y voto porque no lo cambien. Además, es un chico encantador y muy simpático.